Asesinato político en Venezuela

Sicarios ejecutaron al hijo, Mijail Martínez, pero el mensaje era para su padre, el revolucionario Víctor Martínez.
Heinz Dieterich | Para Kaos en la Red | 4-12-2009 a las 9:47
www.kaosenlared.net/noticia/asesinato-politico-venezuela

<!– –>Mijail Martínez, hijo de Víctor Martínez

1. La ejecución

Esperaban en la entrada de la modesta casa del líder popular Víctor Martínez,   carrera nueve, sector Ezequiel Zamora, en la ciudad de Barquisimeto, Estado Lara.   Iban armados con pistolas de 9 mm y un claro objetivo: matar a su hijo Mijail. A las 07:21 del jueves 26 de noviembre, cuando el joven de 23 años salía para llevar su madre al trabajo, lo ultimaron a quemarropa. Mientras el cuerpo de Mijail yacía en la banqueta, los sicarios corrieron hacia un carro que los estaba esperando y desaparecieron. Habían ejecutado al hijo, pero el mensaje era para su padre, el revolucionario Víctor Martínez.

2. “Me van a matar

Unos meses antes, Víctor me planteaba que lo iban a matar y que necesitaba ayuda. Que su tiempo como diputado del Consejo Legislativo de Lara se terminaba el 23 de noviembre del 2008, hecho por el cual perdería la protección legislativa; que la derecha endógena “bolivariana” que domina la nueva clase política “bolivariana”, había logrado inhabilitarlo bajo falso pretextos y con mentiras por cuatro años para futuros cargos públicos; que había recibido múltiples amenazas de muerte y que, en una ocasión se había traído a un paramilitar colombiano para matarlo; que durante ocho años el gobierno bolivariano nacional le había negado el permiso para su porte de armas para defenderse y que, quizás, el exilio era la única forma para sobrevivir.

Pensar que en un país que supuestamente vive una Revolución bolivariana desde hace diez años, un revolucionario obrero y popular como el electricista Víctor Martínez       —quién pasó por la cárcel y la tortura por su lucha en el movimiento bolivariano, insurgiendo para liberar a Hugo Chávez de su prisión el 27 de noviembre del 1992; visitándolo en la cárcel de Yare acompañado por Mijail que para la fecha contaba con siete años de edad—    tenía que pedir exilio para salvar su vida, fue para mí una de las experiencias más repugnantes de mi vida.

Le hice algunas propuestas al respecto y le recomendé que hablara con el futuro gobernador del Estado, Henry Falcón, un político bolivariano eficiente y honesto, para pedirle una escolta. Que no era como pedirle un favor, sino un servicio público, dado que sus denuncias de corrupción también habían sido un servicio público a la nación y a la Revolución bolivariana.

3. ¿Quién mató a Mijail Martínez?

Los sicarios que ejecutaron al joven Mijail hay que buscarlos, dice Víctor, en dos ambientes: el crimen organizado y la corrupta policía de Lara. Desde que asumió el cargo el  nuevo gobernador del Estado, Henry Falcón  (Dic. 2008), ha dado de baja a más de 300 policías, en un intento de acabar con las ejecuciones extrajudiciales, la colaboración con el hampa organizado y los secuestros y asesinatos que caracterizaban a las fuerzas “de seguridad” del Estado.

Víctor Martínez había denunciado frecuentemente a esas redes de delincuencia, en las cuales implicaba al entonces comandante de la policía, el Coronel (GN) Jesús Armando Rodríguez Figuera, hoy día  ascendido al rango de General y trabajando   en la “sala situacional” del Palacio de Miraflores (sic). “Yo fui el que denunció a los escuadrones de la muerte de la gestión de Rodríguez Figuera”, reafirmó Victor nuevamente en el entierro, para quien la última versión de las autoridades, de que se trata de un crimen del hampa común es “una cortina de humo”; pese a que el sábado pasado un sujeto se apareció en el diario El Informador, “confesando”, en estado de ebriedad y drogadicción, que había matado a Mijail, porque se resistió al robo de su coche.

4. “Un muchacho poeta y soñador

El joven Mijail había estado en octubre del 2006, en Sucre, Bolivia, en la fundación del Bloque Regional de Poder Popular (BRPP), filmando ese importante evento multiclasista y libertador para los programas de televisión que conducía su padre. En 2007 estuvo en Paraguay y Argentina, en encuentros generados por el evento de Sucre. En febrero del 2009, filmó la inauguración y bendición de la oficina del BRPP en Barquisimeto, en presencia de su padre, realizada por Monseñor Torrealba (www.socialismoxxi.org), desde donde se organizó el Segundo Encuentro internacional del organismo. Estaba terminando un documental sobre los casos de ejecuciones extrajudiciales en Lara y este diciembre quería ir a Argentina, para documentar el cálculo en valores según la economía de equivalencia, que la sección argentina del BRPP en el Astillero Río Santiago, encabezada por el ingeniero Ángel Cadelli, ha realizado sobre el tanquero “Evita Perón” que construyeron para PdVSA. Pero, el sicariato y los oscuros intereses que hacen temer por el futuro de Venezuela, pusieron fin a esa vida de un “muchacho poeta, soñador”, como dice Víctor entre lágrimas.

5. ¿Como proteger a los revolucionarios y a la Revolución?

En el último “Aló Presidente”, que Hugo Chávez realizó en el llano, entre Barquisimeto y Acarigua, el Presidente se quejó de que sus colaboradores no daban seguimiento a los problemas y proyectos y que no le informaban adecuadamente. Hace años tuvimos un desayuno en la gobernación de Lara. Él llegó muy decepcionado,  diciéndome que había un problema con mucha gente que aunque se les proporcionaba los recursos, no cumplían con las tareas. Tenía razón entonces y tiene razón hoy. Pero, el dilema es que el Presidente sigue denunciando el problema, sin resolverlo, atacándolo con mecanismos ineficientes.

Ese problema, que lo ha introducido a una espiral que aceleradamente lleva a la destrucción de su presidencia y del proceso bolivariano, es el sistema gerencial imperante que está fracasando en todas partes: “Barrio adentro”, la inflación, los bancos, los contratos públicos colectivos, la seguridad pública, la electricidad y el agua, entre muchas otras. Es un sistema oligopólico, en el cual cuatro, cinco grupos de poder, entre los cuales el Presidente balancea el suyo propio, luchan ahora despiadada y maquiavélicamente por el poder, bloqueando toda reforma estructural del sistema.

Los múltiples cuadros revolucionarios, honestos y capaces, como Víctor Martínez y tantos otros, son excluidos del poder por esa nomenclatura “roja rojita” que ha convertido el sistema en un aparato de mediocres y oportunistas que lleva la Revolución a un final desastroso.

Hugo Chávez es la cabeza y el principal responsable de este sistema. Sus desesperados llamados a la unidad    —como si pudiera haber unidad sobre un    proyecto que es cada vez más nebuloso—; el teatral “poder dual” de la sesión prolongada del PSUV y los intentos suicidas de reemplazar los municipios con la quimera de “las comunas”, inventadas en el Anauco Hilton para terminar con el “Estado burgués” así como, la acusación pública de algunos de los operadores de la nomenclatura en Aló Presidente, no cambiarán un ápice de la situación. Como tampoco la cambia la “psicología experimental” de Diosdado Cabello, a quien le gusta  motivar a los altos funcionarios, diciendo que la derecha matará a todos si regresa al poder.

O el Presidente encuentra con los auténticos revolucionarios de Venezuela la forma y la fuerza, para refundar el sistema y sustituir a los oligopolios dominantes de la Nueva Clase Política, o destruirá con su propia praxis a la Revolución.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: