¡Anónimos objetores/as fiscales al gasto militar, uníos!

http://www.antimilitaristas.org/spip.php?article4488

El momento actual de la Objeción Fiscal al Gasto Militar a nivel de estrategia.

Sección:Objeción Fiscal al Gasto Militar
Lunes 15 de marzo de 2010 2 comentario(s) 86 visita(s)

<!–

–>

<!– –> <!–

–>

Grupo Antimilitarista Tortuga

El debate ideológico

Desde sus orígenes hasta el mismo momento actual la Objeción Fiscal al Gasto Militar (OFGM) viene recibiendo críticas tanto por cuestiones políticas como por cuestiones estratégicas: que no crece lo suficiente, que no consigue detraer dinero del gasto militar, que su ejercicio es burocrático y farragoso, que cada vez es más complicado objetar al IRPF por culpa de las modificaciones técnicas que cada año viene introduciendo la agencia tributaria, que no agota todas las posibilidades de realizar desobediencia civil… Hay incluso quienes la tachan de reaccionaria por cuestionar el único impuesto progresivo o por sembrar la posibilidad de que grupos conservadores la utilicen como trampolín para obtener “objeciones a la carta” en aquellos temas públicos que no desean sufragar. Por el contrario, y desde otra óptica política, también se la tacha de reformista por no cuestionar el derecho del estado a recaudar impuestos.

Conscientes de que la mayoría de estas críticas su parte de verdad tienen, nosotr@s seguimos confiando en la vigencia de las razones por las que en su día se puso en marcha. En tiempos de gran desmovilización social y de falta de confrontación real entre los movimientos sociales y las instituciones como los que estamos viviendo, la OFGM nos permite articular a nivel estatal una campaña de denuncia de la realidad militarista con grandes posibilidades de llegar a diferentes capas y sectores sociales con su mensaje. La otra alternativa que el movimiento pacifista-antimilitarista tiene en el momento actual para lograr una participación amplia de personas, es la denuncia de las operaciones bélicas en el extranjero, o de las sucesivas invasiones militares por parte de la coalición internacional (¿o deberíamos decir imperial?) comandada por EEUU. Pero sucede que este tipo de trabajo, que también se acomete, y sus buenos resultados nos proporciona, sólo funciona de forma intermitente, muchas veces a golpe de momento mediático. Además las movilizaciones anti-guerra muchas veces acaban siendo un revuelto de diferentes sensibilidades políticas, a menudo con mensajes difícilmente asimilables por el antimilitarismo-pacifismo noviolento, que es en el que nos inscribimos.

El mensaje de la OFGM es muchísimo más nítido y más difícil de instrumentalizar; no se cuestiona una intervención militar concreta, sino la misma existencia de la institución militar, combatida desde su misma raíz, que es el dinero que la sociedad invierte en hacerla posible. La OFGM es una tarea permanente, a corto, medio y largo plazo, y aunque mal no le vienen, no funciona reactivamente ante las tropelías de los gobiernos de turno. No solo cuestiona una realidad negativa sino que también propone alternativas y apunta a las verdaderas necesidades que una sociedad debe querer defender y a los medios más éticos para hacerlo.

Por otra parte sigue siendo válido el argumento de que esta acción política tiene grandes posibilidades de ser ejercida por mucha gente debido a su simplicidad y al bajo nivel de represión que padece. También podemos hablar del elemento pedagógico presente en ella: la OFGM es un dignísimo ejercicio de desobediencia civil que con su práctica está interpelando a la sociedad e invitándola a no tener miedo, a enfrentarse a lo injusto y a aprender a ser dueña de sus propias decisiones. Por algunas de estas razones y otras que sería más largo explicar es por lo que no coincidimos con los grupos que entienden la campaña como un esfuerzo para obtener el reconocimiento de una casilla de OFGM en los impresos para realizar la declaración del IRPF.

Reformas en la campaña

Hace unos pocos años en Alternativa Antimilitarista-MOC, organización de ámbito estatal a la que pertenece nuestro grupo, nos replanteamos la campaña y le hicimos algunas modificaciones. Principalmente estimamos que era más conveniente acentuar su dimensión de desobediencia y denuncia del gasto militar y no tanto el aspecto solidario que se desprende del hecho de desviar cantidades de dinero a entidades que deseamos apoyar, normalmente en países empobrecidos. No es que nos hubiéramos vuelto insensibles, o que no viéramos importante esa solidaridad que en cualquier caso ha venido teniendo continuidad; fue solo la apuesta por afilar la punta política capaz de transformar conciencias. Por ello pasamos a denominarla “Campaña contra el Gasto Militar” e introdujimos un segundo momento de denuncia pública en otoño, aprovechando el momento de la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado. Por otra parte decidimos incentivar la existencia de destinos locales como receptores del dinero desviado, ya que estimamos que ésta podía –como así fue- ser una forma de implicar en la campaña a muchas personas y colectivos distintos, lo que solo podía redundar en su desarrollo y la divulgación de sus contenidos. Por último nos pusimos las pilas para realizar una buena recogida de los datos y su posterior divulgación para reafirmar el carácter colectivo y político de la OFGM. Pensamos que el resultado de este esfuerzo ha sido bueno y ha contribuido a que la campaña sea más conocida.

En estos momentos tratamos de mejorar la parte que tiene que ver con una posible continuación de la desobediencia en los casos en que Hacienda reclama el dinero desviado. Estamos mejorando nuestro material de recursos jurídicos y diseñando campañas políticas de apoyo a personas objetoras que tratan de agotar las posibilidades legales de su objeción (Ver campaña de apoyo a los objetores fiscales al gasto militar de València).

Faltan organizaciones impulsoras

Sin embargo el principal escollo con que nos topamos es el de la falta de organizaciones impulsoras de la campaña en sus ciudades y regiones. Esta realidad supone un auténtico freno a sus posibilidades de crecimiento. Y ciertamente, como venimos diciendo, que tal grupo exista y que la campaña sea llevada a cabo con un mínimo de esfuerzo y seriedad sí garantiza ciertos resultados. Podemos poner el ejemplo de nuestro propio Grupo Antimilitarista Tortuga. En los últimos cinco años, desde que comenzamos a realizar un esfuerzo más comprometido con la campaña, el número de objeciones en la provincia de Alacant, si bien siempre en números escasos, no ha dejado de crecer. Nuestra apuesta por generar destinos locales a nivel provincial nos ha facilitado un enriquecedor contacto con numerosos colectivos de la terra, los cuales han conocido la campaña y la misma realidad del gasto militar, convirtiéndose algunos de ellos en destinos locales y por ende en nuevos divulgadores de la campaña y su contenido político. En diversas localidades de Alacant se realizan cada año actos públicos para difundir la OFGM, se da alguna que otra charla explicativa y se editan materiales divulgativos, siempre en número creciente. No se trabaja más ni mejor que en otros lugares pero sí pensamos que puede ser un buen botón de muestra que anime a otras personas y grupos a realizar similares esfuerzos, que por cierto tampoco son tan onerosos.

Todo el mundo puede participar

Dada la poca cantidad de grupos antimilitaristas-pacifistas en el estado es muy importante que se incorporen a la campaña y la hagan suya otros colectivos de índole socialista, libertaria, feminista, ecologista, vecinal, sindicalista, de solidaridad norte-sur… y también grupos de objetor@s a nivel particular. Contamos con un cierto archivo con direcciones electrónicas de personas objetoras diseminadas por diferentes lugares del estado, y también de colectivos más o menos interesados en la campaña. Sería más que interesante que en cada lugar algunas de estas personas pudieran coincidir y organizar una pequeña o gran campaña a nivel local. Desde nuestro grupo con gusto facilitaríamos las direcciones necesarias a fin de establecer los contactos pertinentes. Si se ve grande el hecho de contactar con diferentes entidades a fin de que en cada zona haya destinos locales, al menos se puede realizar (incluso fotocopiado) y difundir un díptico de la campaña. Cualquier cosa es buena para recomenzar donde hace años que se dejó de trabajar colectivamente la OFGM.

Tenemos la suerte de disponer de suficiente documentación para conocer cada entresijo del gasto militar en el estado español y poder calcular los diferentes porcentajes que suponen en el gasto público. Nuestra propia Alternativa Antimilitarista-MOC, así como el Centre JM Delàs de Justicia i Pau, el colectivo Gasteizkoak o el investigador José Toribio, entre otros, cada año proporcionan abundante documentación básica para la campaña (ver cálculos para 2010). Disponemos también de material gráfico para difusión que nos podéis solicitar y trataremos de hacéroslo llegar de forma gratuita, y nuestro Grupo Tortuga se ofrece gratuitamente a adaptar los dípticos o trípticos anuales de la campaña de AA-MOC a la realidad local de los grupos que nos lo soliciten (tortuga nodo50.org).

También estamos trabajando en estudios de fundamentación jurídica para personas objetoras cuya objeción es rechazada por el estado, pero que desean seguir recurriendo. Ya sabéis que los recursos no tienen apenas posibilidades técnicas de prosperar, pero sí pueden constituir una buena ocasión –tal como se está realizando en València- para difundir la OFGM y la crítica al gasto militar, siempre que haya algún grupo de apoyo detrás de la persona objetora.

Evidentemente con este escrito no estamos descubriendo nada nuevo, ni diciendo cosas que no se hayan dicho antes, pero tenemos la esperanza de que pueda servir para generar en algunas personas y grupos ilusión y ganas de dedicar un poco de esfuerzo a esta causa tan bella y transformadora que es el sueño de una sociedad desmilitarizada.

Como decía Gandhi, “no hay caminos para la paz; la paz es el camino”.

Salut i Antimilitarisme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: