EEUU reconoce que podría atacar a Irán

 

El jefe del Estado Mayor Conjunto del Ejército de Estados Unidos, el almirante Mike Mullen (en la fotografía), admitió ayer domingo que su país podría atacar a Irán.
Pese a no disponer de pruebas que lo confirmen y tras repetidos desmentidos por parte de Irán, Estados Unidos afirma que el país islámico está desarrollando una bomba atómica. 

Frente a tales acusaciones, el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, ha defendido siempre que su país está llevando a cabo un plan energético con usos exclusivamente pacíficos y civiles.

Desde hace ya unos meses, Washington ha iniciado una campaña mediática y diplomática contra este país. Tanto el Presidente Barack Obama como sus aliados políticos, han comenzado a catalogar a Irán como una “amenaza para el mundo”, haciendo referencia al supuesto proceso de creación de una bomba atómica.

Incoherencias en el discurso de no-proliferación

El 11 y 12 de abril pasado, Estados Unidos organizó una Cumbre de Seguridad Nuclear en la que fueron invitados 47 jefes de Estado de distintos países y en los que no figuraba Irán.

Este hecho fue muy criticado por el presidente Ahmadineyad, quien lo consideró como una “encerrona”.

“Se nos señala y se nos amenaza y sin embargo no somos invitados a la Cumbre para aportar nuestra visión”, criticó Mahmud.

Además, el líder iraní también acusó a EEUU y sus aliados políticos de mostrar incoherencias en la lucha por el desarme nuclear, haciendo referencia a las pruebas con armamento nuclear realizadas abiertamente por países como India o Pakistán y que no han recibido ningún tipo de condena ni por Naciones Unidas ni por la Casa Blanca.

“Estados Unidos parece no tener una política de no-proliferación demasiado clara”, afirmaba irónicamente un funcionario del gobierno iraní este domingo.    

Un Tratado con privilegios y excepciones

El Tratado de No Proliferación Nuclear fue concebido en 1968 con el objetivo de restringir a los países la posesión de armas nucleares. Desde entonces, 188 estados han firmado dicho tratado. Aún así, actualmente existen cinco estados en el mundo a los que pese haber firmado el documento se les permite la posesión de armas nucleares. Estos son EEUU, Reino Unido, Francia, Rusia y China.

Sin embargo, existen excepciones fuera del Tratado: Pakistán, la India, Israel y Corea del Norte, que no se han sumado al acuerdo y cuentan con la bomba atómica, han recibido un trato irregular por pate de la AIEA (Agencia Internacional de la Energía Atómica), institución que depende de Naciones Unidas y que se encarga de estudiar los posibles incumplimientos en esta materia.

Así, Corea del Norte e Irán (que sí firmó el Tratado pero fue acusado recientemente de querer desarrollar la bomba), reciben una condena directa y abierta por parte de la AIEA y de los países fundadores del Tratado. Por contra, Pakistán, Israel o la India, aliados políticos de los intereses de los países fundadores, no son catalogados como un verdadero peligro para la seguridad global.

(Publicado en LibreRed.net por Oriol Sabata)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: