Estados Unidos: Relaciones insospechadas

//
// http://www.argenpress.info/2010/12/estados-unidos-relaciones-insospechadas.html

Silvio González (PL)

La poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA), de Estados Unidos, pretende torpedear un plan gubernamental para detener el creciente flujo ilegal de armas hacia los diversos cárteles de la droga en México.

Según el diario The Washington Post, los agentes de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, conocida como ATF, propusieron un sistema que obligaría a los comerciantes de armas a informar las ventas de rifles y ametralladoras.
Pero este plan permanece estancado en el Departamento de Justicia desde hace meses, en medio de temores de que la Asociación Nacional del Rifle movilice a sus cuatro millones de miembros y cabilderos para frustrarlo en Washington.
Se calcula que un 80 por ciento de las armas utilizadas por los traficantes de droga mexicanos provienen directamente de Estados Unidos, según La Jornada.
La historia de la NRA se remonta a 1871, cuando el coronel William C. Church y el general George Wingate, veteranos del entonces Ejército de la Unión, fundaron la Asociación Nacional del Rifle, consternados por la falta de puntería de sus tropas.
En el condado de Fairfax, en el estado de Virginia, entre interminables centros comerciales, amplias carreteras y largas filas de casas privadas, se encuentra el cuartel general de la NRA.
El edificio, situado a las afueras de la capital federal, contiene las oficinas principales de uno de los grupos de presión más sofisticados y temidos de Estados Unidos.
Las instalaciones cuentan con su propia galería de tiro y un museo que narra la historia de Estados Unidos desde el punto de vista del plomo y la pólvora; sus imponentes salas están llenas de “obras maestras” firmadas por Colt, Remington, Smith & Wesson, Winchester, Browning, Thompson o Garand.
Y es que la NRA, tras tomar impulso con una serie de victorias consecutivas tanto en los tribunales como en el Congreso, empezó a expandir sus actividades más allá de lo estrictamente relacionado con la Segunda Enmienda de la Constitución que plantea textualmente:
“Siendo necesaria una milicia bien ordenada para la seguridad de un Estado libre, no se violará el derecho del pueblo a poseer y portar armas”.
Desde el cuartel general, un amplio equipo de cabilderos, dedicado en exclusiva a perseguir sus propósitos, influyen con fuerza en el Capitolio, en las asambleas estatales y en los gobiernos locales.
Como resultado de todo ese ímpetu, este “lobby” ha empezado a operar en cuestiones como la reforma de salud, el financiamiento privado a campañas electorales, las regulaciones de Wall Street e incluso se inmiscuye en qué tipos de jueces deben formar parte de la Corte Suprema.
La NRA participa además en otras batallas legislativas no muy conocidas, pero tan relevantes como impedir que las compañías de seguro puedan cobrar recargos a propietarios que ostentan armas de fuego.
El lobby más poderoso en Estados Unidos
El “lobby” que utilizó como imagen icónica el ya fallecido actor hollywoodense Charlton Heston, cuenta en estos momentos con más de cuatro millones de afiliados y un presupuesto superior a los 300 millones de dólares anuales.
En cada jurisdicción electoral, se encarga de evaluar la trayectoria de cada uno de los aspirantes a los principales cargos públicos, en tanto la NRA insiste en que es una organización no partidista y solo le interesa acumular influencia con el partido que en cada momento tenga la mayoría en el Congreso.
El año pasado, esa estrategia funcionó ejemplarmente cuando el fiscal general Eric Holder sugirió la posibilidad de volver a prohibir terminantemente las ventas de armas de asalto, aunque después de que varias docenas de congresistas se quejasen por escrito, no se ha vuelto a escuchar del asunto ni una palabra más.
“El destino de la medida sobre armas para México no es más que el último ejemplo de cómo este lobby ha sorteado y acorralado a las agencias especializadas y hace uso de su fuerza política para intimidar a los legisladores y erigir barreras contra leyes que le perjudican sus intereses”, afirma The Washington Post.
Un análisis de ese rotativo sobre las donaciones financieras de este lobby en las pasadas elecciones legislativas de noviembre, descubrió que el 80 por ciento de los 307 candidatos a la Cámara de Representantes y al Senado que recibieron su respaldo, lograron ganar sus escaños fácilmente.
Por sus contactos y aportes financieros, la NRA es una de las agrupaciones más influyentes en Estados Unidos gracias solamente a su capacidad para influir a millones de votantes en cada campaña electoral que tenga lugar, apunta Democracy Now.

Silvio González es jefe del Departamento de Difusión de Prensa Latina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: