ONU reitera derecho de palestinos a tener su propio Estado

http://www.un.org/spanish/News/fullstorynews.asp?NewsID=20589

Oscar Fernandez-Taranco

29 de marzo, 2011 Los palestinos tienen un derecho legítimo al establecimiento de su propio Estado independiente y viable, afirmó hoy el subsecretario general de la ONU para Asuntos Políticos.
En un discurso pronunciado en Montevideo en representación del Secretario General de Naciones Unidas durante una reunión de apoyo de América Latina a la paz en Medio Oriente, Oscar Fernández Taranco sostuvo que es momento de hacer realidad la solución de dos Estados.

“La ocupación que comenzó en 1967 es moral y políticamente insostenible, y debe terminar”, subrayó.

Fernández Taranco recordó que el proceso de paz entre palestinos e israelíes se acerca a los plazos fijados para llegar a un acuerdo sobre el estatuto permanente y el establecimiento de un Estado palestino.

Sin embargo, las negociaciones entre las partes permanecen en un punto muerto, añadió.

En este sentido, instó una vez más a israelíes y palestinos a hacer todo lo posible por reanudar las conversaciones, lo que incluiría, entre otras medidas, ponerle fin a la construcción de asentamientos israelíes en los territorios palestinos ocupados y cesar los ataques a civiles por ambas partes.

Israel-Palestina ¿Quién anexiona a quién?

 

Gus-Shalom.org

 

Traducido para Rebelión por J. M. y revisado por Caty R.

 

En una inusual sesión de madrugada, el parlamento israelí aprobó definitivamente dos irritantes leyes racistas. Ambas están claramente dirigidas contra los ciudadanos árabes de Israel, una quinta parte de la población.La primera de ellas posibilita la anulación de la ciudadanía de las personas declaradas culpables de delitos contra la seguridad del Estado. Israel se precia de tener una gran variedad de leyes como ésta. La anulación de la ciudadanía por tales motivos es contraria al derecho internacional y a convenciones firmadas por Israel.

La segunda ley aprobada es más sofisticada. Permite a comunidades de menos de 400 familias nombrar “comités de admisión”, que pueden impedir que personas inapropiadas se incorporen a la comunidad habitacional. Muy astutamente prohíbe específicamente el rechazo de los candidatos por motivos de raza, religión, etc., pero es un párrafo engañoso. Un solicitante árabe puede ser rechazado simplemente porque tiene muchos hijos o porque no cumplió el servicio militar

La mayoría de los miembros no se molestó en presentarse para la votación. Después de todo ya era tarde y también tienen familias que atender. Quién sabe, algunos incluso pueden haberse sentido avergonzados por esa votación

Pero mucho peor es la tercera ley que se espera que pase la votación final dentro de un par de semanas: la ley que prohíbe boicotear a los asentamientos. Desde sus primeras etapas hasta el presente, el texto original en bruto de este proyecto de ley se ha refinado un poco.

Tal como está ahora, la ley castigará a cualquier persona o asociación pública que llame a un boicot de Israel, así sea económico, académico o cultural. Según esta ley, “Israel” comprende cualquier empresa o persona israelí, en Israel o en cualquier territorio controlado por Israel. En pocas palabras, se trata de los asentamientos. Y no solamente del boicot de los productos de los asentamientos, que fue iniciado por Gush Shalom hace unos 13 años, sino que se ocupa también de la reciente negativa de los actores de presentar una obra de teatro en el asentamiento de Ariel y de la convocatoria hecha por intelectuales para retirar su apoyo a los académicos del Centro Universitario de ese asentamiento. También se aplica, por supuesto, a cualquier llamada al boicot de una universidad israelí o una empresa comercial israelí.

Este es un acto defectuoso en la legislación porque es antidemocrático, discriminatorio, anexionista, e inconstitucional en su conjunto. Toda persona tiene derecho a comprar o no comprar lo que desea, de quien elija. Esto es tan obvio que no necesita confirmación. Es parte del derecho a la libre expresión garantizado por cualquier constitución que se precie, y un elemento esencial de una economía de libre mercado.

Puedo comprar en la tienda de la esquina, porque me gusta el propietario, y evitar el supermercado de enfrente que explota a sus empleados. Las empresas gastan enormes sumas de dinero para convencerme de comprar sus productos en lugar de otros.

¿Qué pasa con las campañas con motivación ideológica? Hace años, durante una visita a Nueva York, yo estaba convencido de no comprar uvas producidas en California, porque los dueños oprimían a trabajadores emigrantes mexicanos. Este boicot se prolongó durante mucho tiempo y fue -si no recuerdo mal- exitoso. Nadie se atrevió a sugerir que el boicot debería declararse ilegal.

Aquí en Israel, los rabinos de muchas comunidades regularmente pegan carteles pidiendo a sus fieles que no compren en ciertas tiendas, que creen que no son kosher, o no suficientemente kosher. Estas convocatorias son comunes. Estas publicaciones son totalmente compatibles con los derechos humanos. Ciudadanos para los que el cerdo es abominable, tienen derecho a ser informados acerca de qué tiendas venden carne de cerdo y cuáles no. Hasta donde yo sé, nadie en Israel ha impugnado este derecho.

Tarde o temprano, algunos grupos antirreligiosos publicarán convocatorias para boicotear comercios kosher, que pagan a los rabinos -algunos de ellos los más intolerantes de su especie– grandes sumas de dinero a cambio de sus certificados de kashrut. De esta manera apoyan abiertamente la institucionalidad religiosa que llama a convertir a Israel en un “Estado Halajá” -el equivalente judío de un “estado musulmán bajo la ley de la Sharia“. Los sueldos de varios miles de supervisores de Kashrut y miríadas de otros funcionarios religiosos son pagados por el público mayormente secular.

Entonces, ¿qué hay acerca de un boicot antirrabínico? No puede ser prohibido, ya religiosos y antirreligiosos tienen garantizados por igual sus derechos. Así parece que no todos los boicoteos por motivos ideológicos son erróneos. Ni tampoco los iniciadores de este proyecto de ley en particular -los racistas de la escuela Lieberman, los derechistas del Likud y los “centristas” de Kadima- reclaman esto. Para ellos, el boicot sólo es un error si se dirige contra las políticas nacionalistas y anexionistas de este gobierno.

Esto se explícita en la propia ley. Los boicoteos son ilegales si se dirigen contra el Estado de Israel y no, por ejemplo, si el Estado de Israel llama a un boicot en contra de algún otro Estado. Ningún israelí en su sano juicio condenaría con carácter retroactivo el boicot impuesto por los judíos del mundo a Alemania inmediatamente después de que los nazis llegaran al poder -un boicot que sirvió de pretexto a Josef Goebbels para desencadenar, el 1 de abril de 1933, el primer boicot nazi contra los judíos (“Deutsche wehrt euch! Kauft nicht bei Juden!”).

Tampoco ningún sionista honesto encontró erróneas las medidas de boicot aprobadas por el Congreso contra la ex Unión Soviética, bajo la intensa presión judía, con el fin de derribar las barreras a la emigración libre para los judíos. Estas medidas fueron un gran éxito.

No menos exitoso fue el boicot mundial contra el régimen del apartheid en Sudáfrica, un boicot muy bien recibido por el movimiento de liberación de Sudáfrica, aunque también perjudicara a los trabajadores africanos contratados por los empresarios blancos (un argumento ahora repetido por los colonos israelíes, que explotan a trabajadores palestinos con salarios de hambre).

Así que los boicoteos políticos no están mal, siempre y cuando se dirijan contra los demás. Es la antigua “moral hotentote” de la tradición colonial, “si yo robo tu vaca, está bien. Si tú robas la mía, está mal”.

Los derechistas pueden llamar a la acción contra las organizaciones de izquierda. Los izquierdistas no pueden llamar a la acción contra las organizaciones de derecha. Es tan simple como eso.

Pero la ley no sólo es antidemocrática y discriminatoria, también es abiertamente anexionista. Mediante un simple truco semántico, y en menos de una oración, los legisladores hacen lo que sucesivos gobiernos israelíes no se atrevieron a hacer y es anexar los territorios palestinos ocupados a Israel.

O tal vez es al revés: son las colonias las que anexan a Israel. La palabra “asentamientos” no aparece en el texto. Dios no lo quiera. Como tampoco la palabra “árabes” no aparece en ninguna de las otras leyes. En cambio, el texto se limita a establecer que las llamadas al boicot de Israel, que están prohibidas por la ley, incluyen el boicot de las instituciones israelíes y las empresas en todos los territorios controlados por Israel. Esto incluye, por supuesto, Cisjordania, Jerusalén Este y los Altos del Golán. Este es el núcleo de la cuestión. Todo lo demás es enmascaramiento.

Los promotores de esta ley quieren silenciar nuestro llamado a boicotear a los asentamientos, que está cobrando impulso en todo el mundo. La ironía del asunto es que pueden lograr exactamente lo contrario.

Cuando comenzamos el boicot, nuestro objetivo declarado era trazar una línea clara entre Israel en sus fronteras reconocidas -la Línea Verde- y los asentamientos. No abogamos por un boicot del Estado de Israel que, a nuestro juicio, es el que envía un mensaje equivocado y empuja a los centristas de Israel a los brazos de la extrema derecha (“¡El mundo entero está contra nosotros!”) Un boicot de los asentamientos, creemos, ayuda a restablecer la Línea Verde y a hacer una clara distinción.

Esta ley hace exactamente lo contrario. Al borrar la línea entre el Estado de Israel y los asentamientos se cae en las manos de los que llaman a un boicot de Israel en la creencia (errónea, creo) de que un estado de apartheid unificado allanaría el camino a un futuro democrático.

Recientemente, un juez francés de Grenoble demostró la locura de esta ley. El incidente implica a la empresa israelí de exportación casi monopolista de los productos agrícolas, Agrexco. El juez sospecha que la compañía cometió fraude, ya que los productos de los asentamientos se declararon falsamente como procedentes de Israel. Bien podría ser fraude, también, porque las exportaciones de Israel a Europa tienen derecho a un trato preferencial que los productos de los asentamientos no tienen. Estos incidentes se están produciendo más y más a menudo en varios países europeos. Esta ley hará que se multipliquen.

En la versión original, los que boicotean habrían cometido un delito penal y serían multados. Eso nos causaría una gran alegría, porque nuestra negativa a pagar las multas y el posterior encarcelamiento dramatizaría la situación.

Esta cláusula se omitió. Pero cada empresa particular de los asentamientos, y de hecho cada colono que se sienta alcanzado por el boicot, puede demandar –sin límite por los daños– a cualquier grupo que llama al boicot y a cualquier persona relacionada con la llamada. Desde el momento en que los colonos están fuertemente organizados y disfrutan de fondos ilimitados de todo tipo provenientes de dueños de los casinos y de turbios comerciantes de sexo, pueden presentar miles de demandas y prácticamente paralizar el movimiento de boicot. Este es, por supuesto, el objetivo.

La lucha está lejos de terminar. Tras la promulgación de la ley apelaremos a la Corte Suprema de Justicia para que la anule, por ser contraria a los principios fundamentales y constitucionales de Israel y a los derechos humanos

Como solía decir Menajem Begin: ¡”Todavía hay jueces en Jerusalén!” ¿O no?

Fuente: http://zope.gush-shalom.org/home/en/channels/avnery/1301161372/

Experto insta a Israel a suspender demoliciones

http://www.un.org/spanish/News/fullstorynews.asp?newsID=20460&criteria1=israel&criteria2=palestina

 

11 de marzo, 2011 El relator especial de la ONU sobre los derechos humanos en territorios palestinos urgió este viernes a Israel a suspender las demoliciones ilegales de hogares palestinos en Cisjordania.

Richard Falk indicó que las autoridades israelíes planean desalojar por la fuerza a 15 familias en Jerusalén Oriental para luego demoler dos edificios, donde viven 150 personas, incluyendo a niños.

La expansión de los asentamientos israelíes y la expropiación de las propiedades palestinas violan las garantías fundamentales, así como la Convención de Ginebra sobre ocupación beligerante, señaló el relator de la ONU.

En lo que va del año, Israel ha demolido casi un centenar de viviendas en Cisjordania, dejando a 175 palestinos –la mitad de ellos niños- sin hogar.

Palestinian Loss of land (maps)

Shuttle Arial View Of Palestine

Topography Of Palestine
Zionist colonies 1920

Land ownership 1945

Distribution of population 1946

UN Partition plan No. 181 in 1947


Refugees Routes
loss of land since 1917

United States vetoes Security Council resolution on Israeli settlements

 

Amb. Susan Rice explains US veto of Security Council resolution on Israeli settlements

18 February 2011 – The United States today vetoed a Security Council resolution condemning all Israeli settlements established in occupied Palestinian territory since 1967 as illegal, saying that while it agreed that the settlements are illegitimate the resolution harmed chances for peace talks.

The other 14 members of the Council voted for the resolution, which demanded that “Israel, as the occupying power, immediately and completely ceases all settlement activities in the occupied Palestinian territory, including East Jerusalem and that it fully respect its legal obligations in this regard.” But as one of the five permanent members, the negative US vote is the equivalent of a veto.

The resolution, co-sponsored by over 120 of the UN’s 192 Member States, also called on both parties to comply with their obligations under the Road Map plan, sponsored by the diplomatic Quartet of the United Nations, European Union, Russia and US, which seeks to establish a two-State solution of Israel and Palestine living side by side in peace and security within recognized borders.

It urged all parties to continue with their negotiations on final status issues in the Middle East peace process and called for the “intensification of international and regional diplomatic efforts to support and invigorate the peace process towards achievement of a comprehensive, just and lasting peace.”

After the vote Secretary-General Ban Ki-moon, in a note issued by his spokesperson, called for focusing on efforts to overcome the current impasse, in which the Palestinians are refusing to resume direct talks until Israel stops all settlement activity, and create a conducive environment for progress towards resolving all final status issues.

In explaining her veto, US Ambassador Susan E. Rice said the vote should not be misunderstood as support for settlement activity.

“On the contrary, we reject in the strongest terms the legitimacy of continued Israeli settlement activity,” she declared. “Continued settlement activity violates Israel’s international commitments, devastates trust between the parties, and threatens the prospects for peace…

“Every potential action must be measured against one overriding standard: will it move the parties closer to negotiations and an agreement? Unfortunately, this draft resolution risks hardening the positions of both sides. It could encourage the parties to stay out of negotiations and, if and when they did resume, to return to the Security Council whenever they reach an impasse.”

Palestinian Permanent Observer to the UN Riyad Mansour regretted that the Council had failed to “uphold its responsibilities” to respond to the crisis. “Our overarching goal remains to bring an end to the Israeli colonization and occupation of our land and its destruction of the two-State solution,” he said. “We fear, however, that the message sent today may be one that only encourages further Israeli intransigence and impunity.”

Israeli Ambassador Meron Reuben called for a resumption of direct talks between the two sides without pre-conditions, noting that settlements are only one of several issues to be settled in final status negotiations. “Therefore, the resolution before you should never have been submitted,” he said. “Instead, the international community and the Security Council should have called upon the Palestinian leadership, in a clear and resolute voice, to immediately return to the negotiating table.”

Estados Unidos veta resolución condenatoria de asentamientos israelíes

 

http://www.un.org/spanish/News/fullstorynews.asp?newsID=20310&criteria1=EEUU&criteria2=MdoOte

 

18 de febrero, 2011  Estados Unidos vetó hoy en el Consejo de Seguridad de la ONU un proyecto de resolución que condenaba los asentamientos israelíes en los territorios palestinos ocupados y pedía ponerles fin.

El texto consiguió el voto de los otros 14 integrantes del Consejo, pero al ser Estados Unidos uno de los cinco miembros permanentes de ese órgano, su oposición fue suficiente para bloquear la adopción del documento.

El borrador –promovido por el Grupo Árabe y respaldado por más de cien países– también reiteraba el carácter ilegal de los asentamientos.

Al explicar el veto estadounidense, la embajadora de ese país ante la ONU dijo que su oposición a la resolución no debe ser malinterpretada como un apoyo a la construcción de asentamientos.

“Al contrario, rechazamos en los términos más enérgicos la continuación de las actividades israelíes de construcción de asentamientos. Por más de cuatro décadas, la construcción de asentamientos en los territorios ocupados en 1967 ha socavado la seguridad de Israel y corroído las esperanzas de paz y estabilidad en la región”, dijo Susan Rice.

Además, prosiguió la diplomática, los asentamientos violan los compromisos internacionales de Israel, minan la confianza entre las partes y amenazan las perspectivas de paz.

Rice afirmó que Estados Unidos, al igual que la comunidad internacional entiende el sentido de urgencia de alcanzar un acuerdo que conduzca “de una vez y para siempre” a la creación de un Estado palestino que conviva en términos de paz y seguridad con Israel.

Sin embargo, el texto de la resolución “podría endurecer las posiciones de ambas partes”, apuntó la representante estadounidense quien, no obstante, reiteró la necesidad imperiosa de resolver el tema de los asentamientos y otros puntos contenciosos en negociaciones directas entre israelíes y palestinos.

Los palestinos han declarado que no reasumirán las conversaciones de paz hasta que Israel deje de construir asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Oriental, la ciudad que consideran su capital.

Alta Comisionada reitera ilegalidad de asentamientos israelíes en territorios palestinos

 

 http://www.un.org/spanish/News/fullstorynews.asp?newsID=20253&criteria1=Israel&criteria2=Palestina

 

11 de febrero, 2011  Los asentamientos israelíes en los territorios palestinos ocupados contravienen la ley internacional y todas las acciones del Estado que los apoyan o incentivan su establecimiento son ilegales, afirmó hoy la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos.

En conferencia de prensa en Jerusalén al concluir una visita de seis días a la región, Navi Pillay dijo que Israel ignora el sufrimiento y los daños hechos a los palestinos con su política de asentamientos y con la construcción de la barrera de separación, que también viola las leyes internacionales.

“Los efectos combinados de los asentamientos y la barrera han tenido un impacto devastador en los derechos sociales, económicos y culturales de muchos miles de palestinos. Las familias están divididas y separadas de sus tierras agrícolas, fuentes de ingresos y servicios”, explicó Pillay.

“Sus nuevos vecinos de los asentamientos ilegales a menudo los tratan con hostilidad e incluso violencia física. Los israelíes asentados reciben protección masiva de las fuerzas de seguridad israelíes, en cambio no se protege a los palestinos”, continuó.

La experta sostuvo que le causó impresión la complacencia de las autoridades israelíes a las que habló del tema.

“Tienden a descalificarlo como si se tratara de una cuestión menor. Y no lo son. Son claras violaciones de los derechos humanos a gran escala”, enfatizó.

Pillay insistió en que debe ponerse un fin definitivo a los asentamientos y consideró errónea la idea de que una moratoria es una concesión valiosa para el proceso de paz.

Por otra parte, la Alta Comisionada condenó el lanzamiento de cohetes a Israel desde territorio palestino, calificando esta práctica como un obstáculo para lograr un acuerdo de paz.

En este sentido, urgió a los militantes a detener esos ataques.